miércoles, 13 de mayo de 2015

Crucero de lujo en el corazón del Amazonas

De todos los ríos que hay en la Tierra, el Amazonas es el que mueve un mayor volumen de agua. Según los científicos, descarga al Océano Atlántico unos 200.000 metros cúbicos por segundo. Para hacernos una idea, una piscina mediana de un chalé puede contener 80 metros cúbicos. Es decir, ¡el Amazonas podría llenar en solo un segundo 2.500 de estas piscinas!
En cuanto a longitud, solía decirse en los libros de texto que sólo el Nilo con sus 6.650 kilómetros le sobrepasaba. Sin embargo, estudios recientes aseguran que el Amazonas es más largo, alcanzando los 6.763 kilómetros. El nacimiento de un río se encuentra en el punto más lejano de su desembocadura siguiendo un curso de agua ininterrumpido. Pero ¿dónde localizar ese lugar entre tantos afluentes y subafluentes? Indudablemente en el Perú, en la vertiente oriental de la cordillera de los Andes, un abanico de arroyos, torrentes y riachuelos fluyen hacia los ríos Marañón y Ucayali. En la confluencia de ambos, aguas arriba de la ciudad de Iquitos, se forma la gran corriente que ya todos llaman Amazonas, un monstruo que en época inundable puede llegar a tener 45 kilómetros de ancho, es decir, que parece un mar ya que desde una orilla no se alcanza a ver la otra.
La Reserva Nacional Pacaya-Samira, situada en lo más profundo de la selva tropical húmeda, va a ser el escenario por el que nos movamos los próximos cuatro días. Con sus 20.000 km² en los que sólo viven unas 30.000 personas (1,5 hab./km²), es un lugar privilegiado para ver la naturaleza en todo su esplendor. Aquí sólo se puede llegar por vía fluvial. La ciudad más cercana con aeropuerto es Iquitos, que merece un capítulo aparte. Durante años fue junto con Manaos la capital mundial del caucho, y hoy languidece entre la añoranza y la miseria.
ASÍ ES EL BARCO
En el pequeño pueblo de Nauta, a unos 100 km. de Iquitos, subimos a bordo del flamante M/N Aqua, un curioso barco de tres pisos, 39,80 metros de eslora y 7,30 de manga, que en medio de la selva se me antoja como un extraño vehículo extraterrestre fuera de contexto. Los dos primeros pisos están ocupados por las habitaciones, doce en total, todas ellas exteriores y el restaurante. En el superior está el bar que hace las veces de salón de reuniones, y una cubierta al aire libre protegida por una carpa blanca. Llaman especialmente la atención las ventanas de las habitaciones, grandes, con visillos blancos, que dan al barco la apariencia de un chalé de lujo flotante.
Una vez dentro de las habitaciones, nada hace pensar que estamos en una nave. Ni tan siquiera cuando se pone en marcha hacen mucho ruido los motores y los generadores están encapsulados. Tampoco se mueve demasiado, siempre que no haya tormenta. «Si oyen algún ruido fuerte, no se alarmen -nos dice el capitán- seguramente será algún tronco a la deriva que ha chocado con nosotros. Pero nunca ha pasado nada». Tampoco ha habido ningún robo, aunque las puertas no tengan cerraduras ni cerrojos. Por lo demás, la cama, el armario, el cuarto de baño con ducha, el aire acondicionado... todo igual que en un hotel. Echo en falta un televisor y la cobertura telefónica, pero es que, salvo cuando se pasa cerca de alguna localidad de cierta importancia, esas moderneces no existen en la selva. Pero el Aqua dispone de un teléfono vía satélite para casos de urgencia.
IGUANAS, CAIMANES, ANACONDAS
La primera reunión, en la cubierta superior, es para conocernos pasajeros (24) y tripulación (21), para una pequeña charla de seguridad sobre la eventual utilización de lanchas y chalecos salvavidas (en la mente de todos una palabra que nadie nombra: Titanic) y para que los guías, gente preparada, culta y amabilísima, nos adelantaran que estos viajes siempre son diferentes, y que no se puede calcular qué animales vamos a avistar. Osos perezosos, iguanas, oropéndolas, caimanes, hoatzins, monos, anacondas, hasta jaguares nos están esperando, que podamos verlos es otra cosa. Pasamos luego al comedor en el que se nos sirve una cena digna de un cinco tenedores basada en la moderna cocina peruana, una de las mejores del mundo.
A la mañana siguiente inauguramos las excursiones. Después de toda una noche de navegación mientras dormíamos llegamos a las inmediaciones del pueblo de Magdalena en el que sólo viven diez familias. El Aqua echa el ancla y vamos hasta la orilla en barcas con motor. Para comer volvemos al barco. Nueva excursión por la tarde y cena a bordo. Algunos días excursiones nocturnas para ver la fauna a la luz de la luna.
Esta será la «rutina» diaria apta para todos los públicos. Pequeñas caminatas por la selva, avistamiento de animales, encuentros con los lugareños, pero siempre vuelta al barco para comer de primera, ducharse como señores y dormir a pierna suelta para estar en forma para la siguiente actividad.

Etiquetas: , , ,

Se impulsarán nuevas rutas en el Santuario de Machu Picchu

Llegar al Cusco y conocer Machu Picchu es una actividad que todo turista que llega a nuestro país busca realizar. Sin embargo, además de observar el Huayna Picchu y fotografiarse con ese espectacular fondo, la ciudadela inca tiene otros atractivos para disfrutar.
El Santuario Histórico de Machu Picchu cuenta con una gran riqueza natural y cultural, y otros complejos arqueológicos que empezarán a ser promocionados.
Nuevos complejos arqueológicos
La diversificación turística está prevista en el nuevo plan de esta área natural para el periodo entre el año 2015 y el 2019.
"Anteriormente solo se aprovechaba una parte de la red del Camino Inca y la ciudad de Machu Picchu, pero hemos evaluado el potencial y se va a poner en valor otros complejos arqueológicos como 50 gradas, Intipunku, Incaraccay, Wiñayhuayna, la montaña de Machu Picchu, el Templo de la Luna; lo que queremos hacer es ordenar la actividad y diversificar la oferta”, afirmó José Carlos Nieto, jefe del Santuario Histórico de Machu Picchu.
El Santuario Histórico de Machu Picchu, que tiene 32,500 hectáreas, cuenta con especies únicas de aves y flores como las orquídeas, que son parte de nuestra riqueza natural y pueden interesar a un turismo especializado en naturaleza.
Caminos del Inca
La propuesta también consiste en utilizar la red de los diferentes caminos inca, que actualmente son seis, pero solo se llega a utilizar uno debido a algunos problemas naturales. Los turistas también quieren visitar los otros tipos de circuitos, por lo que estos serán habilitados para que también otras poblaciones se puedan beneficiar por la llegada de turistas.
"Hay un trabajo bastante serio y si se hace de manera ordenada se puede recibir un mayor número de visitantes sin poner en riesgo el patrimonio que tenemos", aseguró Nieto.

Etiquetas: ,

miércoles, 22 de abril de 2015

La ciudad del Cuzco fue elegida como “mejor lugar para visitar”

La ciudad del Cuzco sigue recibiendo reconocimientos internacionales. En esta oportunidad, el portal estadounidense US News and World Report, en su sección de Rankings & Advice, colocó al Cuzco como el mejor destino para visitar y el lugar más asequible del continente.
Este ránking es publicado todos los años y es leído por más de 214 millones de personas. Para lograr los resultados se consultan opiniones de expertos en el tema y votaciones de los lectores del portal.
“Es un orgullo que Cuzco haya sido reconocido por encima de ciudades como Río de Janeiro y Buenos Aires”, aseguró Magali Silva, ministra de Comercio Exterior y Turismo.
El portal estadounidense se refirió a la ciudad del Cuzco como “destino de templos opulentos, catedrales altísimas y el celestial Machu Picchu, que ofrece acceso a sitios de primer nivel a precios asequibles”.
Fuente: www.elcomercio/vamos


Etiquetas:

Áncash: cinco refugios en la montaña

V­iajar es también una forma de encontrar tu lugar en el mundo. Para Paulina Ulloa, ese lugar no era una localidad de su Chile natal, sino una casa enclavada en las alturas de Pitec, un pueblo a ocho kilómetros de Huaraz, sobre los 3.850  m.s.n.m. Allí llegó a bordo de una moto, junto a su novio, en lo que parecía ser una aventura sin rumbo fijo. Pero al final fue el trayecto hacia su paradero final: el lodge The Way Inn, un centro holístico que mezcla el confort de sus habitaciones con técnicas de meditación y tratamientos a base de plantas místicas (en especial el ayahuasca). Paulina ahora es parte del staff: se encarga de dar apoyo psicológico a los huéspedes, quienes se internan en un programa de conexión personal por diez días. Junto a ella, un chef, una nutricionista y maestros chamánicos cuidan a los viajeros que llegan atraídos  hacia este tipo de refugio donde se siente la tranquilidad de los andes, la fuerza de los apus.
La historia de Paulina no es extraña. Es común que algunos viajeros, al llegar, se enamoren de esta zona. Porque algo especial sucede en Huaraz, algo que se siente al estar allí, al ser cobijado por los nevados de la Cordillera Blanca y por los cerros de la Cordillera Negra. Algo que invita a la aventura: hacer trekking, ciclismo, ver las lagunas más hermosas del país, de muchos colores, del celeste intenso al negro, pasando por el turquesa o jade. O que invita a la calma total: meditación sobre unas piedras enormes, sesiones de yoga con vista al Huascarán o mero relajo en un ambiente hermoso. Algo acogedor está pasando en Huaraz y es momento para ir a disfrutarlo: la temporada de lluvias pasó y a partir de mayo los nevados estarán más atractivos. “Más guapos y vanidosos, ya no se van a ocultar en las nubes”, dice Rosario Obregón, campeona de escalada en roca y conspicua montañista que también trabaja en la agencia Infinitive Adventures. Como ella, hay muchas personas dispuestas a guiarte con pericia por quebradas, cerros y nevados por alrededor de US$50 el servicio diario.
CENTROS DE RELAJO Y AVENTURA
Los canadienses Diana Morris y Wayne Lamphier lo saben: Huaraz tiene una magia especial. Ellos llegaron al Perú en el 2003 y, como el inglés Alex Good, dueño del The Way Inn, echaron raíces en Pitec. Son los propietarios de The Lazy Dog Inn, un lodge que está cerca de las quebradas Llaca, Cojup, Churup, Quilcayhuanca y Shallap (en suma: muchas opciones de bosques, caminatas cortas y largas, apreciación de caídas de agua, paredes de hielo, un prodigio natural). Su hospedaje tiene zonas de campamento, con cabañas para cocinar y comer, como los espacios que hay en los parques nacionales de Estados Unidos. El precio por persona es de US$20, pero también hay habitaciones matrimoniales, familiares y dobles que van desde los US$70 (más US$10 por cama adicional). Como su nombre lo indica, este es un lugar para retozar (‘lazy’ quiere decir perezoso). Se ofrecen servicios para montar a caballo, avistar aves y visitar las ruinas arqueológicas de Recuay.
Si de descanso se trata, los inversionistas peruanos también tienen buenas propuestas. La más cómoda (por el acceso y el precio) se llama Montaña Jazz y está en la carretera Chucchun, cerca de Carhuaz, a media hora de la ciudad de Huaraz. Sobre unos 800 metros se extiende el lodge: cabañas pequeñas pero confortables, con hasta dos pisos que hacen pensar en lo bien que se puede aprovechar el espacio. Cada bungalow cuenta con baño privado, cocina equipada para que las familias preparen sus alimentos, chimeneas, hasta cinco camas dispuestas en diferentes espacios y, por fuera, un campo grande por donde se puede correr o jugar, hacer parrilladas y disfrutar de los frutos que crecen (en especial hierbas). Casi todos los lodges tienen biohuertos o zonas de cultivo. Los bungalows cuestan S/.450 para cinco personas y S/.380 para cuatro. Muy cerca, en Yúngar, se puede montar a caballo. Para comer ve a Yungay, donde el restaurante Alpamayo te sorprenderá
Una alternativa enfocada en el bienestar y la salud del huésped es Cuesta Serena Boutique Hotel. Se ofrecen sesiones de reiki, yoga y masajes, además de clases sobre pisco sour (ya se sabe que el alivio llega por diferentes sentidos). Las habitaciones tienen jacuzzi y el lugar cuenta con una piscina cerrada. Mariana González es la anfitriona, quien dedica sus días a mimar a sus visitantes. “Como mi padre siempre me decía: Lo que importa es brindar ese pequeño extra para cada huésped”, afirma. Hay ocho experiencias que ofrece el lugar (ubicado en el distrito de Anta, muy cerca del aeropuerto), y son: visita al centro artesanal Don Bosco, a las lagunas Llanganuco, 69, Churup, a la quebrada Honda, al cañón del Pato, a la fortaleza Chavín de Huántar y a las ruinas de Wilcahuain. Solo es necesario avisar con 48 horas de anticipación. Los precios por persona para el hospedaje parten de US$210. Se ofrecen descuentos de hasta 20% si son muchos días.
PARA INTRÉPIDOS
Si de aventura se trata, el Llanganuco Mountain Lodge, del inglés Charlie S. Good, es el refugio ideal, porque se encuentra en medio del Parque Nacional de Huascarán, a media hora de Yungay y   cerca a la laguna Keushu, lo que lo convierte en el punto de partida para muchas aventuras: ir hacia el nevado de Huandoy, hacia la laguna 69 (o las otras de la quebrada Llanganuco) o hacia el paso Portachuelo (casi s 5.000 m.s.n.m.), entre otros lugares. El lodge tiene programas armados que van desde las dos hasta las cinco noches de alojamiento y que incluyen muchas actividades. Hay habitaciones que pueden albergar desde a una pareja hasta un grupo de seis personas. El precio va desde US$122 por persona solo para el hospedaje.
Ir hacia estos lugares es una experiencia única. Todos ofrecen servicios de calidad, con muy buenas (nuevas en algunos casos) infraestructuras y calidez en el servicio. Son refugios para descansar bien y vivir también esas aventuras especiales que las cordilleras y el Callejón de  Huaylas en su conjunto ofrecen y que falta mucho explorar. A lo mejor también descubres que ese es tu lugar en el mundo.
GUÍA DEL VIAJERO
¿Cómo llegar? Se puede ir en bus con Cruz del Sur, Línea y Oltursa. Desde: S/. 65. También en avión por LC Perú en poco más de una hora. Desde: US$100.
Fuete: http://www.elcomercio.pe/vamos

Etiquetas: ,

jueves, 22 de enero de 2015

Cusco y Lima figuran entre los cinco mejores destinos de Sudamérica

Las ciudades de Cusco y Lima son los atractivos peruanos que se encuentran entre los primeros puestos de la lista de los mejores destinos turísticos de Sudamérica, de acuerdo a un ránking elaborado por el portal de viajes TripAdvisor, se informó hoy.
La publicación estadounidense divulgó la lista de ganadores de sus premios Travelers’ Choice Awards 2015, colocando a la ciudad imperial de Cusco en el segundo puesto y a Lima en la ubicación número 5.
Dentro del Top 25 figuran también otras ciudades del Perú como Arequipa (puesto 15), Urubamba (16) y Máncora (24).
El Top 25 de los mejores destinos de Sudamérica es liderado por Buenos Aires (Argentina) que ocupa el primer puesto. 
Además de Cusco, que figura en el segundo lugar, completan la lista de los diez mejores destinos Sao Paulo (Brasil), Rio de Janeiro (Brasil), Lima (Perú), Santiago (Chile), Bogotá (Colombia), San Carlos de Bariloche (Argentina), Quito (Ecuador) y Gramado (Brasil).
Por otro lado, TripAdvisor también publicó el ránking de los 10 Mejores Destinos del Perú y está conformado en orden de preferencia por las ciudades de Cusco, Lima, Arequipa, Urubamba (Cusco), Máncora (Piura), Puno, Huaraz (Áncash),  Iquitos (Loreto), Trujillo (La Libertad) y Chiclayo (Lambayeque).

Etiquetas: , ,

lunes, 12 de enero de 2015

Un hombre viajó por el mundo comprobando la bondad de la gente

Si hay algo realmente admirable en la vida es cuando alguien deja lo que está haciendo para seguir sus propios sueños. Leon Logothetis es un hombre que solía trabajar en la bolsa de Londres y un día decidió dejar su trabajo para conocerse mejor y lograr conectarse con el mundo real.
Logothetis asegura que luego de ver la película “Diarios de motocicleta”, tomó la decisión de perseguir sus sueños y recorrer el mundo sin dinero, agua, comida, gasolina u hospedaje.
El británico partió un día desde Nueva York en una moto amarilla estilo vintage a la que denominó “The Kindness One”. Poco a poco, Leon Logothetis fue recorriendo Estados Unidos con un presupuesto de 5 dólares diarios. Gracias a la generosidad de muchas personas, logró cumplir su objetivo y decidió plantearse una nueva meta: viajar por el mundo siendo financiado por la generosidad de la gente.
Leon Logothetis salió de Los Angeles en agosto del 2013, y rápidamente fue encontrando la bondad en el camino. Pasó por Chicago para partir finalmente a Europa, donde visitó países como España, Francia, Italia, Croacia, Bosnia y Hersegovina, Albania, Montenegro, Grecia y Turquía. Después llegó a Asia y viajó por la India, Bangkok y Vietnam.
El aventurero salió sin dinero, comida, gas ni hospedaje, y en el camino fue consiguiendo todo eso gracias a la gente. Leon Logothetis comprobó la máxima generosidad en Pittsburg, cuando un hombre que dormía en la calle compartió con él su comida y su almohada. A pesar de no contar con dinero, Logothetis trataba de agradecerle a las personas con otro tipo de ayudas, como colaborando en las tareas del hogar.
En total, Leon Logothetis ha recorrido más de noventa países de todos los continentes, y realmente logró comprobar que en el mundo la gente sí es buena. Actualmente, Logothetis es el presentador de su programa de televisión llamado “Amazing Adventures of a Nobody”, el mismo nombre que utilizó para el libro que publicó contando todas sus experiencias. También escribió un libro al que llamó “The Kindness Diaries”.

sábado, 29 de noviembre de 2014

6 datos que pueden interesarte sobre la supuesta energia en Machu Picchu

¿Fue Machu Picchu una ciudad sagrada? ¿Acaso existe entre sus muros de piedra un poderoso vórtice energético? Cientos de miles de turistas que llegan a la ciudadela inca cada año creen que sí. Algunos se desnudan. Otros bajo el influjo de la espiritualidad y el esoterismo tocan los muros emocionados y alucinan una energía muy especial en esta maravilla del mundo. A fin de cuentas, uno cree que lo que desea creer. ¿Y tú? ¿Crees que Machu Picchu reboza de energía? Cuéntanos tus experiencias si las has tenido. Pero primero lee pe.
1. Calatos del mundo, ¡uníos!
A las 6:20 am del 12 de marzo de 2014 ocurrió algo inusual en Machu Picchu. Dos chicos australianos, Thomas William Halse y Sam Adrian Parnell, con 22 y 24 años respectivamente, se les ocurrió desnudarse en el sector conocido como la Casa del Guardián y hacerse un selfie con el Huayna Picchu en el fondo, mientras miles de turistas empezaban su visita en la ciudadela inca. No fue un hecho aislado. A las 8 am, dos canadienses de 20 años se quitaron toda la ropa cerca al Templo de las Tres Ventanas para hacer lo mismo. Tal como sus madres los parieron al mundo. Los medios peruanos difundieron la noticia que, en pocas horas, se convirtió en trending topic en las redes sociales y hasta tema de estado. Parnell trató infructuosamente de sobornar a un guardia, pero todos – los australianos y los canadienses – fueron detenidos y conducidos a la estación policial en Aguas Calientes. La policía les incautó las tarjetas de memoria de sus cámaras digitales para borrar las imágenes de aquellos actos “obscenos, irrespetuosos e irreverentes” según las autoridades peruanas. En un comunicado público emitido ese mismo día, el estado peruano amenazó con expulsar a cualquier persona que no respete “la sacralidad” de Machu Picchu. No se diga más.
2. La energía: ¿una realidad o fantasía?
“Machu Picchu vive su momento de carnaval. A los gringos se les ha dado por calatearse (desnudarse), alucinando o creyendo con fervor que sus cuerpos desnudos al sol recibirán esa famosa energía de la que te hablan tantos místicos, loquitos y turistas que rondan las ruinas incas de Cusco”, escribió la periodista y viajera peruana María Luisa del Río unos días después en una columna local. “Con ese sol y todas esas historias a cuestas, los turistas que no tienen complejos improvisan una manera de entregarse por completo a eso que buscan: la energía. Como poner pilas recargables en el cargador”. Cargarnos de energía en Machu Picchu. ¿Es una realidad o fantasía? En las once veces que he visitado esta ciudadela inca – desde mi primera vez en julio de 1980 junto a mis padres, cuanto tuve 11 años – he visto cientos de turistas de todos los rincones del planeta arrodillándose emocionados, abrazando las piedras, agarrados de las manos, meditando, cantando, gimiendo, gritando o haciendo rituales rarísimos, incluyendo a mochileros hippies, fumadores de ganya, viajeros psicodélicos, miembros de sectas, gurús New Age, chamanes charlatanes y hasta uno que otro personaje con pinta de marciano. Todo el mundo hace algo para procurarse de aquella energía que supuestamente irradia del lugar arqueológico que algunos consideran sagrado. Entonces me siento frente a mi laptop y escribo las palabras “Machu Picchu” y “energía espiritual” en Google: aparecen 82,800 entradas.
3. Testimonio de una mujer conversa
“Yo era muy escéptica para aceptar que una piedra pudiese irradiar energía”, escribió en 2008 una chica inglesa identificada como Leeds Outdoor Girl en un comentario que encontré en Trip Advisor. Se refería al intihuatana, un gran monolito tallado en piedra, cuyo nombre en quechua significa “lugar donde se amarra el sol”. Se trata de uno de los puntos de mayor importancia dentro de Machu Picchu que, por mucho tiempo, los arqueólogos han creído que fue un reloj solar. Los ángulos de la piedra apuntan a los cuatro puntos cardinales, más precisamente hacia el cerro Huayna Picchu y el nevado Salcantay – de norte a sur – y de este a oeste los nevados Huacay Huillca (también conocido como nevado Verónica), por donde sale el sol durante el equinoccio, y el cerro San Miguel donde se ha encontrado una plataforma inca. Según el antropólogo estadounidense Johan Reinhard el uso del intihuatana debió estar relacionado con la observación astronómica y las fuerzas cósmicas. Quizás por ello, los turistas solían poner sus manos sobre la gran piedra con los ojos cerrados para cargarse de energía, antes que fuera cercado con un cordón, después que una fabricante de cerveza fuera responsable de dañar el intihuatana durante el rodaje de un comercial. El comentario de la chica inglesa continúa: “Cuando colocas tus manos, se siente frío. Pero si las elevas un poco sobre la piedra y eres capaz que tu mente se ponga en blanco, sentirás que tus manos empezarán a entrar en calor y una sensación de cosquilleo subirá a tus brazos. Me asustó un poquito y por eso me detuve. Pero me sentí totalmente cargada de energía a pesar que estuve caminando todo ese día desde las cinco de la mañana. Y no pude dormir aquella noche porque rebozaba de energía”.
4. Machu Picchu es el vórtice
Según los entusiastas seguidores de lo espiritual y esotérico, Machu Picchu es un lugar sagrado que sería el epicentro de un “vórtice energético” muy poderoso. Para entender este concepto hay que mencionar al estadounidense Drunvalo Melchizedek (cuyo verdadero nombre es Bernard Perona), autor de The Serpent of Light: The Movement of the Earth’s Kundalini and the Rise of the Female Light, 1949-2013 (La serpiente de luz: El movimiento del Kundalini en la tierra y el ascenso de la Luz Femenina, 1949-2013), donde explica este fenómeno desafiando los límites de la imaginación. Según Melchizedek, él fue enviado para asistir a nuestro planeta, la “Gran Madre”, en un proceso de transformación que se lleva a cabo cada 13 mil años. La energía Kundalini de la Gran Madre emerge desde algún lugar del centro de la tierra y se mueve como una serpiente hacia la superficie del planeta. Esta fuerza o vórtice energético ya estuvo en Lemuria, la Atlántida, las montañas de los Himalayas en la India y el Tibet, y ahora estaría en el corazón de los Andes. Melchizedek asegura haber viajado más de tres décadas alrededor del mundo para completar su misión. Todo esto explicaría, a la larga, porqué Machu Picchu es uno de los lugares sagrados donde se sitúa este vórtice energético que atrae a cientos de miles de personas de todo el mundo. Bastante impresionante si aquello es cierto. Pero ¿cómo comprobar todo lo que dice en su libro?
5. Los marcianos llegaron ya…
Algunas páginas en el Internet, como Globerove.com, lo explican de forma más pintoresca: “Se dice que los extraterrestres han estado protegiendo el vórtice energético durante milenios y guardianes planetarios mantuvieron la ciudad – Machu Picchu – escondida durante seis siglos”. Hugh Thomson, periodista y documentalista británico autor de The White Rock (La roca blanca), donde narra sus aventuras en Machu Picchu y alrededores durante principios de la década de los ochentas en el siglo pasado, relata con cierto sarcasmo un encuentro casual con un personaje que encarna al clásico y pintoresco viajero espiritual que mira a la ciudadela inca con otros ojos: “El hombre de la barba dijo ‘yo me tomé un ácido justo al entrar a las ruinas y enseguida me percaté que el ingreso a la ciudadela también es un portal a la ciudad de cristal que está debajo de Machu Picchu’.” En 1983, una figura de Hollywood mucho más conocida que Melchizedek situó a Machu Picchu bajo la luz mediática de entonces. La actriz estadounidense Shirley Mac Laine publicó Out on a Limb, un libro autobiográfico que describe sus viajes por el mundo espiritual del New Age. Mac Laine, quien cree en la reencarnación, aseguró después de visitar Perú que fue una princesa inca en una vida anterior y que Machu Picchu fue construida por los extraterrestres. El libro fue un éxito de ventas y hasta se hizo una miniserie en 1987. A un taxista cusqueño no le hace mucha gracia cuando le resumo estas historias. “A mí me parece un insulto que nos vengan a decir que las ruinas fueron hechas por los extraterrestres,” se queja mientras me lleva del aeropuerto Velasco Astete en Cusco a mi hotel. “La gente habla cojudeces porque no conocen la sabiduría que tuvieron los incas”. De acuerdo, Machu Picchu no fue construida por los marcianos. ¿Pero dónde se origina la idea que esta ciudadela inca fue sagrada?
6. Esoterismo versus historia
Hiram Bingham, quien dio a conocer Machu Picchu al mundo en 1911, fue el primero en otorgarle el título de “lugar sagrado” sin entrar en supuestos esotéricos. El explorador sostuvo inicialmente que la ciudadela inca fue el refugio de las Vírgenes del Sol, debido al hallazgo de gran cantidad de restos óseos pertenecientes en un 75% a mujeres, según George Eaton, el osteólogo que lo acompañó. En 1980, nuevos estudios confirmaron que los datos de Bingham y Eaton eran errados. Los restos óseos encontrados eran la mitad de hombres y la mitad de mujeres. Fail, Bingham. La historiadora Mariana Mould de Peace, junto a otros académicos peruanos y extranjeros, afirman que la ciudadela inca fue una llacta (o “tierra” en quechua) construida por Pachacútec en el siglo quince, como un lugar de recreación para la panaca real o linaje del inca que, por suerte, nunca fue hallada por los conquistadores españoles. “La religiosidad inca incluía la creencia en la sacralidad de la naturaleza andina. Esto se hace evidente en la construcción de Machu Picchu que, al no haber sido ocupado por los europeos, conservó hasta el siglo veinte las evidencias de su ensamblaje perfecto con la naturaleza circundante”, afirma Mould de Pease. “La cultura hippie internacional y la industria turística promueven este culto a la energía solar pero deben ser respetuosos de la sacralidad precolombina de Machu Picchu. Inventar mitos o leyendas para entretener a los turistas por el desbordado afán de lucro de cierto sector del empresariado turístico desvirtúa su espiritualidad”, advierte la historiadora. En otras palabras, déjense de pendejadas. O como dice Iñigo Maneiro, periodista y consultor en turismo, nacido en País Vasco, y que lleva veinte años en Perú: “Cuando hay naturaleza cerca, montañas, bosques, animales y agua, como ocurre en Machu Picchu, y personas con ánimo de fiesta y de vivir la vida, como muchas de las que se congregan en Cusco, siempre hay energía, y de la buena. El resto son cuentos”.

Etiquetas: ,

miércoles, 29 de octubre de 2014

La increíble historia del alemán que circunvala Europa con 0 Euros

Ayer me tropecé de forma casual con una de esas historias humanas que te hacen replantearte el sentido de los viajes, el sentido de la palabra viajero y hasta el sentido de la vida.
Estaba comiendo con unos amigos en su autocaravana, aparcada en la bocana del puerto de Cabo de Palos, en Murcia, cuando vimos entrar en la rada una extraña embarcación. Era una mezcla entre canoa y catamarán hecha a retales; un engendro de nave con unos mástiles muy enanos y un pequeño motor fuera de borda.
Atracó justo delante de donde estábamos nosotros y vimos desembarcar a un tipo alto y delgado, cocido por el sol y con barba de no haberse afeitado en ocho meses. Hubiera sido el típico náufrago de no ser porque en vez de bajar de la extraña nave exclamando alabanzas y besando la tierra se sentó sonriente en el pantalán y encendió un cigarrillo con el deleite de quien se da así mismo una recompensa tras un largo día de faena.
Después se levantó y se acercó a nuestra autocaravana a pedirnos agua caliente para hacerse un té. Pero lo invitamos a entrar y le ofrecimos que comiera con nosotros. Ese rostro bruñido, esa barba rubia y rizada y esos ojos penetrantes anunciaban a gritos que detrás había una gran historia. Y así era. Su historia es ésta:
Se llama Andreas Gabriel, es alemán de Hamburgo, 43 años, dos hijos adolescentes y una ex mujer. El 2 de mayo de 2011 se embarcó en un viaje iniciático para circunvalar toda Europa como navegante solitario en el cascarón que veis en la foto: dos kayaks de mar unidos por una estructura de aluminio fabricada por él mismo; como propulsión utiliza dos mástiles de Optimist y sus correspondientes velas más un pequeño motor fueraborda.
Partió de Hamburgo y costeó hasta Holanda: Allí remontó el río Rin, pasó luego al río Maine y de éste, al Danubio, que descendió hasta que salir por su desembocadura al Mar Negro, según el itinerario que veis marcado en rojo en el mapa que lleva para enseñarle a la gente lo que está haciendo (no habla más que inglés y alemán y en muchos sitios tiene problemas para entenderse con la gente local).
Del Mar Negro por el Bósforo y Estambul al Mediterráneo: Grecia, Italia, Francia, España... Hasta que yo me lo encontré ayer en las costas de Murcia llevaba navegadas5.000 millas náuticas en solitario.
Pero lo que hace diferente su viaje es que además va sin un euro. Decidió de forma voluntaria no llevar dinero ni tarjetas de crédito. Vive de lo que la gente le da.
Mientras devora una tortilla de patatas y varias lonchas de jamón serrano en el exiguo comedor de la autocaravana de mis amigos lo miro con detenimiento. No me extraña que de momento no haya pasado hambre .Andreas es el tipo de gente que incita a la bondad. Tiene unos ojillos pequeños y chispeantes, sonrisa perenne y ademanes sinceros. Con esa barba naranja de náufrago podría ser un Papa Noel de litoral o un rudo marinero de una novela de Patrick O’Brian.
Le pregunto qué le llevó a viajar sin dinero. “Cuando eres turista normal solo ves restaurantes, hoteles y monumentos. Cuando viajas sin dinero necesitas a la gente, es la mejor manera de conocerla y hablar con ellos. Tienes que sonreír, ser amable, tienes que ser agradecido. Es mágico. La gente es parte de tu aventura, es parte del juego”. Todo comenzó, según me cuenta, en 2008 cuando con un triciclo de su invención movido por una vela cruzó desde Dinamarca a Marsella. Se dio cuenta de que al viajar de una manera tan rara y ecológica, la gente se ofrecía a ayudarle y no necesitaba el dinero.
Confiesa que el peor momento del viaje lo sufrió entre las islas griegas de Icaria y Mikonos: “Me sorprendió una tormenta con olas de cuatro metros. Los dos cascos de kayak se llenaron de agua y apenas podía avanzar a dos nudos a la hora”. ¿Los mejores momentos? Cuando arribó a Estambul; llegó con miedo porque solo había grandes ferrys y barcos mercantes en el Bósforo que amenazaban con mandarlo a pique sin enterarse siquiera y además le habían advertido que tenía que pagar una tasa de 125 euros para navegar por la costa turca. Pero la casualidad quiso que atracara su catamarán casero en la zona rica de Estambul, junto al chalé del embajador de Egipto. En un día había reunido los 125 euros de la tasa, le ofrecían comida y bebida de sobra y una señora mayor, presidenta de una gran fundación internacional, lo adoptó como un hijo durante toda una semana.
“Solo una vez tuve que pedir para comprar gasolina y dos veces para comprar comida; en todo este año nunca me ha faltado de nada. La gente que encuentras es maravillosa” me dice mientras me enseña su casa flotante: lleva dos petates estancos con toda su ropa, un saco de dormir y una tienda de campaña. El equipo incluye también un I-pod, placas solares para recargar las baterías del GPS, una pequeña cámara de fotos resistente al agua y un ordenador portátil con el que se conecta en los wi-fi gratuitos de los bares para chequear el parte del tiempo y para escribir la web en la que narra en directo su aventura (www.der-mit-dem-wind-faehrt.de; en alemán e inglés)
Y en la borda de la nave, pintado en negro, una leyenda: “Sailing for good thoughts” (Navegando por los buenos pensamientos).
“¿Y este lema?”, le pregunto. “Porque solo si tienes buenos pensamientos puedes dar algo a los demás”, es su respuesta.
Yo vivo de viajar, he viajado toda mi vida, he visitado más de medio mundo. Pero al lado de este tipo me siento enano.
Pienso en la eterna discusión, ¿eres viajero o turista?.
Después de conocer a Andreas lo tengo más claro aún: yo soy un mindundi, un vulgar turista.
Viajero auténtico y de verdad es él (y cada uno que se defina como quiera, no voy a entra en esa guerra).

8 Preguntas que las mujeres que viajan solas estan hartas de oir

1. ¿Porqué estás sola?
Viajar sola, a veces, es una anomalía. Lo entiendo. Cuando aterricé por primera vez en Atenas, me subí a un taxi del aeropuerto conducido por una persona mayor que, lo primero que me preguntó, fue: “¿Porqué estás sola?” El tipo estaba genuinamente perplejo. Pude percatarme a través de su preocupación que él no podía entender cómo yo disfrutaba de una experiencia así. Se trataba de Grecia — donde todo se centra alrededor de la familia, así que la pregunta no era tan ofensiva. Pero siempre me preguntan lo mismo, amigos y extraños por igual. El que una mujer viaje sola no debería ser una rareza. Me hacen sentir que estamos en la senda del riesgo — que algo nos puede suceder. Pero todo tiene su riesgo. La vida tiene sus riesgos. Yo aprecio las buenas intenciones, pero me gusta viajar sola. Se abren tantas oportunidades cuando uno está abierto a ello.
2. ¿Algún día vas a sentar cabeza?
La pregunta me molesta porque asume que “sentar cabeza” es la forma apropiada de vivir. Debo tener una casa y vivir una vida convencional con cinco bebés y un auto Subaru, nuevo y reluciente. Debería estar en casa los días viernes haciendo canapés que acompañen los cócteles. Mis padres realmente quieren nietos. Pues no, no sentaré cabeza, no por cualquier cosa. Quizás algún día me casaré y tendré uno o dos hijos, pero no sentaré cabeza. El rol matriarcal y de una esposa tienen un sentido muy distinto para mí. No tiene nada que ver con juntar cupones de descuento o llevar a los chicos el sábado a la práctica de fútbol. Si esa es la vida que quieres, bien por ti. Pero no es para todos, y nunca lo será para mí. ¿Ese viejo Sueño Americano? Está muerto. Mi sueño es la libertad.
3. ¿Acaso no sabes que India (o cualquier otro país) es peligroso para una mujer?
Recientemente publiqué en Facebook sobre cómo pensaba hacer un voluntariado en Bangalore. Durante los siguientes 30 minutos, varias personas me enviaron mensajes diciéndome que en India las mujeres son tratadas como basura, y si voy allá, de seguro terminaría degollada y tirada en una zanja. Cada país tiene sus problemas, pero descalificar una nación entera por algunas historias horripilantes es una locura. India tiene más de mil millones de habitantes. Y es cierto que las mujeres pueden padecer experiencias terribles o en cualquier otro país, pero conozco a un puñado de mujeres que han viajado solas a estos destinos y nunca han tenido una experiencia desastrosa. Las cosas malas pueden suceder en cualquier lugar. Y la gente es buena, en general.
4. ¿No te preocupa que te ataquen?
Sí, me preocupa. Cada vez que tengo que regresar a mi hotel u hostal después de la puesta de sol, me preocupa que un extraño me robe en un callejón. Cada vez que tomo sola un taxi, me preocupa que el conductor tenga algún plan siniestro. ¿Pero sabes qué? Es el mismo miedo que tengo cuando estoy en casa en Canadá. No ha habido una noche que camine sola a casa, sin tener mis llaves en la mano, lista para reventarle el ojo al primero que se me acerque. Pensar que estaré tan a salvo en casa, es ignorar los hechos. Es una preocupación constante estar en la mira por ser una mujer, pero eso no me detendrá. Es gracioso como la gente ignora estos hechos cuando están en casa debido a lo que ven a través de los medios.
5. ¿De qué huyes?
Durante mi viaje de seis meses alrededor de los Balkanes, todo el mundo asumió que huía de una relación fracasada, o algún otro desastre en mi vida. En parte tenían razón. Estaba descorazonada y buscaba libertad. Pero también huía de una vida convencional. Huía del aburrimiento y del tedio y de la rutina. Odiaba que la gente asumiera que viajaba motivada por huir de mi vida en casa, como si no pudiese salir allá y sacarle yo mismo el jugo a mi vida. De otro lado, si para ver el mundo hay que estar descorazonado, pues que sea. Mientras realizaba una caminata alrededor de la isla de Santorini, una chica llamada Milly me preguntó si era soltera. Le dije que sí, y que no tenía ninguna intención de estar con alguien por el momento. Nos detuvimos sobre el borde del cráter mientras veíamos como el sol se hundía en el Mar Egeo, y estuvimos en silencio por un buen momento. Finalmente ella dijo: “Veo a muchas chicas viajando para superar relaciones fracasadas. Creo que las hace más fuertes.” Una solo puede desearlo.
6. ¿Vas a comer sola?
Cuando un mesero te hace la pregunta, siempre se desliza esas ganas de juzgar. He cenado sola durante todo un año y me ha llegado a gustar. Llevo conmigo un libro o una revista, o me siento y observo. En la bahía de Kotor, en Montenegro, un mesero me sirvió un capuchino con un corazón dibujado en la espuma cremosa. Me señaló a un hombre cerca de la puerta. “Para usted”, dijo el mesero. El hombre cerca de la puerta me saludó. Y entonces conversamos, que, como suele suceder, es mucho más fácil que suceda cuando una está sola. Comer sola no me hace una solterona.
7. ¿Te sientes sola alguna vez?
Sí. ¿No nos sucede a todos? He pasado noches enrollada en mi bolsa de dormir dentro de una cueva en la isla Santorini, añorando a mis amigos y familia. Pero entonces también hay noches en las que estoy rodeada de nuevos amistades en el bar de un hostal, y entonces te percatas que la soledad es solo un concepto.
8. ¿No pudiste encontrar a nadie que viaje contigo?
Aunque estuviera saliendo con alguien, no significa que tendría que estar en el viaje conmigo. Y si tuviera que sentarme, esperando a mis amigos indecisos que hagan planes para viajar, nunca iría a ningún lado. Pero tengo amistades. Lo juro.

domingo, 8 de junio de 2014

Los 3 mejores destinos de misterio en Perú

Están los paisajes, está la gastronomía, están los colores y las sonrisas, y está el misterio que transmite este en casi todas sus regiones y destinos. No por nada viajar a Perú es uno de los mayores anhelos de turistas extranjeros, sobre todo ahora de europeos y norteamericanos, que llegan a su gran territorio en búsqueda de aquellas experiencias especiales que solo aquí se pueden vivir. En esta ocasión, para los amantes del misterio y los enigmas, he seleccionado tres lugares que le dejarán maravillado.
Las Líneas de Nazca
Estos enormes geoglifos conforman cientos de diseños geométricos, antropomorfos, zoomorfos y de formas indefinidas e impactantes, a lo largo de una superficie de más de 600 km2. Han sido objeto de las más insólitas hipótesis, como que fueron construidas por civilizaciones extraterrestres, hasta algunas más científicas que afirman que conforman un calendario astronómico. De lo que si no hay duda, es que la Cultura Nazca estuvo directamente relacionada con la realización de los trazos, que también se han encontrado en menor medida en la costa sur de la región de Ica.
El mayor misterio de las Líneas de Nazca es la perfección geométrica de sus formas en dimensiones que van de los 4 a los 21 decámetros, haciendo prácticamente imposible visibilizarlas desde el suelo. Tomando en cuenta la antigüedad de los geoglifos (unos 1.500 años), en esa época no se pudieron realizar tomas aéreas, por lo que los únicos puntos de altura para divisarlas fueron las colinas circundantes.
Estos detalles, sumandos al las particularidades que caracterizaron a la cultura Nazca y a los vestigios que dejaron a lo largo de su paso por la región, han hecho de este sitio uno de los destinos preferidos de aventureros y exploradores. Y es que, además, el recorrido no es muy cómodo que se diga ya que consiste en un sobrevuelo en una pequeña y ruidosa avioneta que realizará varias maniobras para mostrarle los mejores ángulos de las Líneas de Nazca.
El Valle Sagrado
Tan solo su nombre basta para evocar belleza, alegorías y cantos del viento; y es que quien se adentra en las dinámicas de los habitantes del Valle Sagrado, conoce la verdadera riqueza de uno de los destinos turísticos más populares de América y el mundo. Para comenzar la travesía hay que visitar el Cusco, la antigua capital del imperio Inca y una ciudad llena de contrastes e historia. Allí se tienen los primeros acercamientos con los acontecimientos que construyeron lo que ahora es una zona diversa, que así como lucha por mantener sus raíces se inserta a pasos agigantados en los modos de occidente. 
Aquí, entre otras actividades, es fundamental visitar el Templo Coricancha, las ruinas de Sacsayhuamán y los templos que las rodean, el Mercado de San Pedro y recorrer exhaustivamente el Barrio San Blas. No crea todo lo que ve y escucha; lastimosamente, Cusco se ha convertido en ese tipo de destinos en los que encantan al turista con historias místicas se ha convertido en una forma de vida. Pero eso sí, esté atento porque los mejores secretos se van revelando si está listo para verlos.
Después del Cusco viene un recorrido muy popular y hermoso: Pisac (mercado y ruinas), Ollantaytambo, Aguas Caliente y Machu Picchu. Cada que visite un grupo nuevo de construcciones antiguas se quedará maravillado con sus conocimientos, su tecnología, sabiduría y sinergia con los ciclos de la naturaleza. A finalmente, cuando suba a la famosa y admirada ciudad perdida de los Incas, el misterio será una constante mientras recorre esta reliquia arquitectónica construida a más de 2.000mts hace cientos de años y con una perfección inigualable. 
Así que si lo que busca es misterio, este es el lugar perfecto. Una visita hecha con tiempo y atención terminará cambiándole la forma de ver y entender la vida.
La Amazonía
Aunque no se encuentra únicamente en Perú, conocer la Amazonía es un de las principales razones por la cual los viajeros llegan a este país. ¿Dónde está el misterio? En sus frondoso bosques húmedos, que albergan una biodiversidad inigualable que convive en armonía con determinados grupos indígenas que han sabido sobrellevar estas condiciones de vida de la mejor manera. Entender cómo han logrado mantener el equilibrio entre las dinámicas humanas y la vida de la selva, es una incógnita para muchos y resolverla un reto que no todos resuelven durante su visita.
Lo importante es que cada actividad que se realice en la Amazonía vaya de la mano con el respeto a la naturaleza y la cultura, de manera que el disfrutar de la belleza de estos atractivos, no estropee de ninguna manera la armonía íntima de esta zona. De ser así, la propia selva le dará sus recompensas; un recorrido por el río más caudaloso del mundo puede convertirse en una experiencia adornada por la visita de nutrias o delfines rosados, y en su caminata por el bosque podría encontrarse con guacamayos, monos y hasta la fascinante águila arpía. Así que, ¿qué están esperando?
Perú nos espera con sus sorpresas, siempre que vayamos con el corazón y los ojos bien abiertos.
Por Camila Franco de http://viajala.com.pe/blog