miércoles, 22 de febrero de 2006

Rapaz (Oyon - Peru)

(1-2 May '00)

Tanto mi papa como yo, habíamos oído hablar y visto algunas fotos de un lugar llamado Rapaz en la sierra de Lima donde había una pequeña iglesia muy antigua, la cual tenia todas sus paredes y trecho cubierto con pinturas murales; así que un fin de semana decidimos ir y ver que encontrábamos.

Salimos de Lima muy temprano en la mañana y tomamos la carretera Panamericana Norte y nos dirigimos a hacia el pueblo de Sayan. Llegamos al ovalo ubicado en la quebrada de Río Seco (Km 105 aprox.) y tomamos la carretera que entra por dicha quebrada; la otra posibilidad es seguir por la Panamericana Norte hasta llegar a Huara y luego tomar el desvío a Sayan. Avanzamos por un camino que alguna vez fue asfaltado y que ahora casi en su totalidad es de tierra, pasamos por una pequeña abra, llamada El Ahorcado y por los poblados de Santa Rosa y Quipico.

Al llegar a Sayan, también conocida como la tierra del eterno sol, nos dirigimos a su plaza de armas para, la cual se encuentra muy bien cuidada. Allí pudimos saborear los famosisimos alfajores de Sayan en la Dulcería Lumbre, la cual tiene mas de 100 años de existencia.

Dejamos atrás Sayan y continuamos hacia Huancahuasi, lugar donde pasaríamos la noche. La carretera serpentea en forma paralela al río Huaura, es totalmente afirmada y se encuentra en estado menos que regular, debido al transito de camiones provenientes de las minas que se encuentran en las alturas.

Al llegar al desvío a Churin, tomamos el camino de la derecha, el cual es menos transitado. Pasamos por los poblados de Picoy y Chuchin; conforme íbamos avanzando el camino iba teniendo mayor pendiente y se angostaba por partes por lo que había que manejar con cuidado.
Pasamos el pueblo de Huancahuasi y continuamos hacia Rapaz para conocer su famosa iglesia. Saliendo de Huancahuasi, el río forma unos pequeños envalses en donde es posible pescar truchas según nos informaron los pobladores del lugar. A pocos kilómetros de Rapaz, el camino es bastante pedregoso, angosto y con abismos, por lo que hay que subir con mucho cuidado para no maltratar el auto; además la pendiente es mucho más fuerte.

Al fin llegamos a Rapaz, luego de unas 7 horas de camino desde Lima, nos estacionamos en su plaza principal y nos dirigimos a la iglesia, la cual para variar estaba cerrada bajo siete llaves. Preguntamos quien podría tenerla y nos informaron que el Alcalde del pueblo la tenia, pero había un problema él estaba en Huacho y estaría regresando el domingo; no nos quedo mas remedio que dar marcha atrás y bajar a Huancahuasi y regresar al día siguiente.

Huancahuasi, es un pequeño pueblo situado en un angosto valle y flanqueado por dos cadenas de montañas, al llegar nos hospedamos en un pequeño hotel muy limpio y económico; luego de registrarnos nos dirigimos a los baños termales, situados a pocos metros del hotel. Estos baños cuentan con una piscina bajo techo, además de piscinas personales, este complejo también tiene un par de bungalows con piscinas privadas. Las aguas termales aquí tiene una temperatura de aproximadamente 37 o 38 grados, son tan calientes que uno tiene que entrar poco a poco, pero una vez adentro es reconfortante, provoca quedarse todo es día pero se recomienda no estar mas de 20 minutos en el agua.

Luego de este reparador baño, nos fuimos a comer un riquisimo lomo a lo pobre, plato que de pobre no tiene nada, era un plato de tamaño descomunal el cual contenía como su nombre lo dice un pedazo de lomo con arroz, ensalada, papas, plátano y huevo fritas.

Por la noche no hay mucho que hacer, por no decir nada, salvo caminar por los alrededores y admirar un hermosisimo cielo completamente despejado y estrellado.

A la mañana siguiente, nos dirigimos nuevamente al pueblo de Rapaz para intentar conocer su famosa iglesia por dentro, llegamos y preguntamos por el alcalde y nos dijeron que aun no había llegado; quedamos frustrados por segunda vez, será para la próxima. Iniciamos el regreso y a pocos Km de Huancahuasi, nos detenemos para conocer las ruinas de Rapazmarca, para lo cual hay que bajar al río y cruzar a la otra orilla, luego de una breve visita nos dirigimos al hotel a recoger nuestras cosas y nos vamos a Churin, lugar famoso por sus baños termales.

Ya en Churin, nos detenemos a almorzar y analizamos la posibilidad de ir a Oyon y de ahí a Ambo y Huanuco en donde dormiríamos para luego regresar a Lima por la carretera central, pero desechamos esta posibilidad ya que hasta Ambo eran como 200 km de pura tierra y piedras y solo contábamos con un neumático de repuesto, así que optamos por regresar a Lima vía Huacho.

Luego del almuerzo continuamos nuestro camino hacia Sayan y de ahí ha Huacho para tomar la carretera Panamericana Norte y finalmente llegar a la ciudad de Lima.

Para ver mas fotos ir a la siguiente direccion:

Etiquetas: , ,